miércoles

COMPASES

Conoció una mujer
en plenitud de estudio,

el templo de Salomón se derrumbó,
dejando en pie el recuerdo
donde volver de tanto
en cuándo, le suponía
agradecimientos.
Comenzó a visitar el muro de sus tentaciones:
Su cuerpo.

Sin evadir los recuerdos,
se amontonan
como puñales se clavan,
a los compases; sueños.

Girando canta a la vida,
pensando donde quedaron
sus restos, donde se quedó
su templo.
Descubierto en el vacío,
sus instantes, y sus besos,
abandonó  sus sentires,
hasta llegar a la nada.

Y hoy nada
Le reclama.

Cavilando.

@Igna