domingo

SAGRADA LUJURIA

El cáliz sagrado de la copa
de mis sentimientos,
derramado por tu desfachatez,
tu inocencia desmedida, falsa,
no regresará de nuevo a tu boca.

Fruto es de mi cuerpo,
al cuerpo que quiero;
he de entregárselo, sin atender
tus burdas palabras, ni al deseo
latente de tus labios.

Míos son mis actos
mis consecuencias,
mis pecados,
mi lujuria.

Mientras tuyos sean y serán
tus pensamientos,
de unas noches rotas
de un amor que no regresará.
A ser lo que pudo ser un día.

Con todos mis respetos;
señora de una noche,
equivocada.

Cavilando.

© Igna
Igna Safe Creative #0904020086825