sábado

CEGADORA DE SUEÑOS


Cuando al fin
dejo de sentir, el dolor,
las emociones, el recordar,
cuando desaparece el día,

se alejan los pensamientos
se me nublan los ojos,
hasta cegarme al completo,
indefenso;

dejo de vibrar, nada me turba,
no siento respirar, cuando todo,
se apacigua, cuando no sueño,
indefenso.

Segadora de mis inquietudes,
la noche me cobija intensa
día tras día y le agradezco
de tanto en tanto,
que me visite sin sueños:

Distantes.

Cavilando.
© Igna



Igna Safe Creative #0904020086825