domingo

AL OSCURECER LA NOCHE

Y ya al fin,
cuando oscurece la noche
el alma trata de huir de los dolores
indefensos los sueños se derrumban
aprisionados en un verso desbordado,
y ya al fin,
cuando la lluvia desprende gotas
de amores, desnudo cual romance
sin estrofas, me desbordo.

Y ya al fin,
cuando retorno el vuelo, 
comienza de nuevo sin respiro
traicionera la noche en mis días.

Más que un verso,
silenciando la voz
negándome la vista,
a la piel de tus caricias
de un amor  sin/sentido,
me acurruco en el mismo nido;
el de la noche, en ausencias
de días infinitos de silencios
postergados para el día siguiente.

Mientras la vida pasa,
recorro las horas perdidas,
leyendo mis propias letras,
tratando de quitarme este dolor
de la espalda, que perdura
como daga traicionera hace años,
desde el comienzo de ese fin.

Que nunca llega...

Cavilando.
® Igna


Igna Safe Creative #0904020086825