viernes

RÉPLICAS

Comenzó a saber de la  calidez de las tardes

de verano demasiado tarde,

solían llegar como las olas del mar confusas,

sus ilusiones tardías

sin saber adónde irían  a parar sus ganas

pretendía empaparse de su firmeza,

mojarse hasta ahogarse en su amplitud,

nadar a contracorriente si hiciese falta,

rebelarse hasta estallarse en sí misma.



Y estalló tantas veces déspota  sin réplicas,

que cuando supo del invierno era tarde,

demasiado tarde,

para mojar la voz que siempre estalló,

en el silencio de las preguntas,

sin respuestas.



No hay firmeza que acallar pueda una réplica,

ahora ya; que el viento no amaina tempestades,

ni amoríos transitorios.



Razonada y certera su carrera hacia la nada.



Cavilando.

 ® Igna

Igna Safe Creative #0904020086825