miércoles

ANTAÑO



Antaño era un pensamiento primitivo

una luz cegadora en la sonrisa,

un palmo el recorrido hasta su ombligo
dos cigarros consumidos casi dormidos,
una lata de cerveza sobre la arena,
el mar de fondo, dos manos, una textura,
un aflige compartido, cuatro ausencias
y ganas de quererle por encima de todo,
hoy solo queda el renglón de abajo,
el que no escribo, guardo y aguardo
en el cajón de mis recuerdos simplemente;
para cuando llegue la hora.

Este renglón el vacío, solitario.

Y sin motivos aparentes se enciende
de nuevo la sonrisa cómplice,
aquella
que nunca salió de nuestras bocas.

Mi dosis de distancia ya la tengo

en el absurdo vestigio de tu osadía,
no espero lo que duele,
porque en realidad ya me duele
en lo constante del antaño.


Cavilando.

® Igna



Igna Safe Creative #0904020086825