sábado

SUCEDE

Sucede
que hay momentos que duelen
la brisa que me moja los sentidos,
ese afán de tenerte sin complejos,
me rasga con cuchillos lo que siento.

Sucede
que me enjaulo en la bruma del olvido,
sin recordar lo soñado, lo vivido,
se me antoja una senda de escamas,
que se caen como en otoño.

Sucede  además:
de repente te recuerdo en lo profundo
en tu sinceridad más amplia, en tu sed,
en el deseo de tus instintos primitivos.


Y sucumbo:
ante la mujer que quiso ser niña
siendo mujer pretendiendo jugar
a ser niños, en una fugaz entrega.

Cavilando.
 © Igna


Igna Safe Creative #0904020086825