miércoles

DERRAMES


Se hace necesario vivir para morir,
en una soledad que es puro amor,
aunque duela en lo profundo.

Se hace necesario acoplar la voluntad;
entendimiento de que todo lo que nace
muere, el tránsito es silencio a gritos,
daña el surco de la lágrima en la cara,
duele  la sangre que recorre  las venas,
duele el vil abismo de la carne consagrada.

Derrama en mí un alucinógeno
que me robe las noches que no fueron,
lo contrario de armonías y tristezas,
hoy la brisa me recorre las esquinas
del silencio, ese silencio impuesto
que ni mata ni suicida, en cada esquina
un abrazo que de nada sirve,
para mitigar tanto dolor roto y agrietado.

Porque hoy la razón está altiva,
el corazón hundido y perdido
jugando a ser yo, siendo otro
extiendo mis brazos al vacío,
en busca de la nada, y la razón
encuentra la nada donde se refugia.

Hoy mi voz tensada y muda
se abrevia en la eternidad de las horas
que recorren los silencios más profundos,
mientras mis manos envejecen,
el corazón se dilata hasta extinguirse.

Se hace necesario vivir para morir,
en una soledad que es puro amor,
aunque duela en lo profundo.

Y me pregunto dónde quedó la armonía
de las palabras que nunca pronuncié,
y ese amor que nunca llegó a consumarse;
al completo.

Cavilando.

© Igna.



Igna Safe Creative #0904020086825