martes

DE AMOR



Enamorado con la impronta de tus labios cercanos
sin buscar la esencia de tu palabra cómplice,
absteniéndome de no callar lo que te pienso,
enamorado en fin con la impronta de tu persona
sin decir nada de lo que mi alma siente, en silencio,
en el nocturno quehacer de las horas que viven los sueños,
se me antoja quererte desde hace tanto tiempo,
que ni te recuerdo.

Bien pudiera ser que hubieras sido mi sombra en otra vida
el pecado original de mi primera persona,
la esencia del amor desconocido,
o las hojas marchitadas por el tiempo de tantas primaveras,
sin contar los días vividos compartiendo ilusiones inexistentes,
hay estrellas que no las apaga la lluvia,
ni el oscuro de la noche profunda y fría,
en silencio me abandono a cada día que pasa,
dejándome caer en la impronta de unos besos hechos jirones
entre las bolsas de mis recuerdos.

Esperé los sueños más deseados;
esos:
que nunca logran hacerse realidades, 
mientras la lluvia trata de apagar la estrella
sin conseguirlo.

Cavilando.
© Igna

Igna Safe Creative #0904020086825