jueves

PARA DESCONOCERME






Entre el símil de la duda y la niebla
existe una tenaz persistencia
de no saber apreciar cuando aparecen
desapareciendo sin darnos cuenta,
cuando algo nos caliente el alma.

Noche agitada de silencio ambiguo,
mal poeta hace bien a las palabras
despertándolas, que mejor silencio
del que habla sin la tesitura del sueño.

Heme aquí de nuevo jugando
a ser uno siendo dos o tres,
tal vez cuatrocientos, siempre
con el mismo nombre de costumbre.

De momento…

Para que nadie me desconozca;
del todo.

Cavilando.

© Igna

IgnaSafe Creative #0904020086825