viernes

DE LA MADUREZ PRESENTE



Encuentro perdón en mi conciencia

de no repartir ni recoger bagajes
que no me corresponden ni he vivido,
no quiero conocer de este destino
un camino que no ha sido recorrido
de enorme corazón no comprendido,
que a su conciencia le pesara,
la negación de quien quiere amar libre
sin interferencias de amores ajenos.


Bien sabe Dios que mi amor es libre
que a ella amo, y no es mi equipaje
el suyo compartido tanto tiempo,
mirando los mismos paisajes
las agonías de un atardecer,
o las alegrías de un nuevo día
contemplando pasar las mismas horas
sombreando mis destinos lejanos.


Me resulta doloroso desdoblarme
en el ser que no soy, y fingir
el falso entendimiento de otros,
por eso prefiero quedarme, negarme;
afirmarme a merced del levante o sea
a merced de tus aguas nítidas,
las reales, las que siento, las que mojan;
ajeno a lo amigo de lo ajeno, comprendemos.


Me como mis silencios, dejo caer tu nombre
en el fondo de mi pecho agrietado
trato la inmadurez justificada,
sin tener en cuenta quince años
que a fin de cuentas no son nada…


Solo tiempo lacerado en sentimientos,
dibujando madurez en mis presentes,
me resulta doloroso e imposible desdoblarme
en el ser que no soy y fingir que no te amo.


Cavilando.


© Igna


Igna Safe Creative #0904020086825