lunes

DE LA MADURA TORPEZA


Parecía que irradiaba luz

me dejó ciego,
¡Cuánta torpeza!
pueden traer los años
donde el amor parece
escrito para invidentes.


¡Cuánta torpeza!
y cuanta maldad pueden
encerrar unas palabras
pronunciadas a destiempo.


¡Cuánta bondad!
Darle a conocer tanto
sabiendo que yo nada quería,
lanzando el amor a la basura
y a mí de su vida.


Parecía que irradiaba luz…
Mientras a oscuras repetía
que me quería, soy el dueño
absoluto de mis dudas, de mi fe,
de mis silencios, de mis errores.


Cuanto sabe el corazón
que sin hablarle coge
el camino acertado,
cuando del amor que ama
escucha una voz que me dice;
“TE AMO”.


Cavilando.
© Igna



Igna Safe Creative #0904020086825