martes

ENTRE BOLEROS


No percibo la luz sin su refugio

ni acontece en presente la tristeza,
más avanzo fiel a mi destiempo
plantando cara a la contracorriente.

Quien amara sin temor a sus vergüenzas
de temer solo teme a su vertiente,
no dejéis abandonada a vuestra suerte
el amar libre de expresión y de palabra,
caminando libremente desnudamos,
lo profundo que encerraba nuestra mente.


Bailando boleros pásense mis noches
entre tus piernas, al sentir indiferente
de mis días,
la bondad está en la simiente del sentir
como sientes, la cadencia de las notas
se hacen fuertes, al notar en mi perfil
los sudores fríos de mi frente.


No percibo la luz sin su refugio
escápese la alegría en tu ausencia,
devuélveme la voz para decirte
que te quiero intensamente.


Siempre queda tiempo
para una promesa.
Aunque nunca llega...


Cavilando.


© Igna

Igna Safe Creative #0904020086825