martes

CÍNICOS

Cínicos.

Por hablar claro,
por no ir a sus vertientes,
por no recorrer sus ojos.

Inmaduro.
Por hacer y decir que pienso
por negarme tantas veces.


Ya no me aturde.
La palabra más dolorosa o
la sandez más despreciable.


Porque siempre quise a otra,
que no fuera ella,
inmaduro, dicen de nosotros
que amamos con la libertad
de dejarnos amar,
por quien nos parece.


Y aún equivocándonos
seguimos nuestros caminos
trato de no dejar rastros,
aunque me siga mi sombra
he sido fiel siempre a mis actos
no confieso en fortalezas ajenas.


Ardoroso en la palabra
como dicen, arderé en el infierno
por quererla, y quererte
como dicen que no debo.


Y yo sintiéndome libre
amo como quiero,
a quien me ama.


Hay quien entiende la madurez
y el cinismo, jugando con el reflejo
de sus sombras.


Y lo respeto, a mi manera.


Cavilando.


© Igna

Igna Safe Creative #0904020086825