miércoles

ESTRELLAS EN TUS NALGAS

Aturdido por un tiempo que no pareciese mío,

me abandono al lugar donde el silencio llora,
en silencio en su alcoba, en el lugar sagrado
donde los pensamientos vuelan, al compás
de un cometa invisible danzan los sueños,
danzando mis labios al pensar en tus besos.


Las madrugadas tibias las caliento
con tu aliento y savia fresca de vida,
las noches frías las alejo pensante
contra las raíces de tu ansiado cuerpo.


No existe vertiente que de tu vientre desconozca,
ni me pierdo en hemisferios de tus senos,
es reconocido tu cuerpo en mis sueños,
aunque las estrellas salgan a sentir la noche,
a bailar dos tangos… entre tus nalgas.

Al sentir las noches, los cuerpos bailan.


Cavilando.


© Igna

Igna Safe Creative #0904020086825