lunes

PARA OLVIDARME

Para que me olvides sin rencor ni odio
con los restos naturales de la indiferencia,
has de cubrir tu garganta
con la lluvia de mi nombre,
trepar a la erre del verbo amar sin vedas,
sin desafinar una nota de las noches ciegas,
probar la humedad de mi piel
con los ojos cerrados a la espera.

Para que me olvides tienes de tu sentir despierto
besos callados en silencios hecho versos,
incontenibles como fuego
sedientos como el desierto,
tantos que no caben noches en una vida
como para dejar de amarme sin indiferencia,
ya nos falta tiempo para salpicar las ganas
con tanto amor de un dogma
con tanto extracto escondido,
tenemos que dedicarnos sin rendiciones
una batalla de deseos hambrientos,

quemar las erres mientras nos besamos
liberar las eses mientras nos follamos
descodificar la inquietud de los verbos
lamernos las pupilas como en el inicio.
Para que me olvides con tanto por hacer,
te será mientras vivamos un imposible,
mejor dicho mientras yo viva,
pues las letras de tu nombre,
grabadas en mi epitelio

servirán algún día para mi epitafio.

Con tanto por hacer será imposible
olvidarte, tampoco me lo propongo,
puedo mantener siempre las letras
de un amor a salvo de un naufragio,
mientras perdure en mí la cordura,
de la locura de mis deseos prohibidos.
Amarte.
¿Cómo no de ir de frente?

Cavilando.

© Igna


Safe Creative #0904020086825