lunes

DE LOS AÑOS


A pesar de todo y de tanto
del dolor, alegría del llanto,
seguimos caminando.

A pesar del paso lento
pesado y cansado,
en lo que los años
me van transformando;

a pesar de todo y de tanto
ya dudo si soy yo,
o es la vida que avanza
dejando las noches a mi paso,
para que se abran los días
caminando, cavilando:

Siempre amando.

Cavilando.

© Igna

Felices fiestas a todos, salud, mucha salud para todos.
Es un “hasta pronto” el dolor me impidió viajar algunos años, éste parece darme una tregua, y sin miramientos de clima, salgo a la vida, a las ciudades, a mirar otras tierras, a ver los ojos de los caminantes, a rodar carretera, a contar Km con más de tres ceros, a dejarme arrastrar por mí mismo, o por la vida.
(Si mi Dios lo quiere, mi destino o mi sino)


Safe Creative #0904020086825

martes

DEL DOLOR DISTANTE

¿Te duele la distancia?
Mucho amor.
¿Dónde?
Muy cerca.

Allí;
señalando un punto
en el horizonte nevado
de sus lágrimas evaporadas.


Nos acostumbramos a caminar
con el amor distante y cercano,
criterios e hipótesis
de sucesos finitos.


¿A ti te duele?
Lejos;
cerca del corazón.

Cavilando.

© Igna



Safe Creative #0904020086825

jueves

DE SEDA TU CUERPO

Como la seda el alma se me cala
corazón entrelazado,
no logro descifrar tu infinito,
me vicio en los poros de tu cuerpo,
lamo cálido el pasto de tu rocío.



Por mí, penetras en tu boca
el mástil duro de mi navío,
lamiéndote me pierdo en el vacio
por ti te sumerges en mi espuma
enlazamos sentimientos,
sinapsis de lo que somos,
lobos hambrientos
desde que nos conocimos.

Soy el que te intuye y siente
el que roba tus suspiros,
el que madura tu cuerpo de cerezas,
el que convierte mis noches en tuyas,
el que transforma el fuego de nuestros labios,
el que penetra en tu sal más escondida
derramando tus deseos, en los pliegues
hambrientos de tu cuerpo.

El que te devuelve con creces
las lágrimas de amor derramadas,
el primer día que se hizo amor tu sueño,
más primitivo.

Humedeces mi sexo, mis deseos
solo con pensarte, desequilibras
el tono de los músculos de mis manos,
expresas silenciosa la ternura,
haciendo cábalas con mis pensamientos
te imagino así, desnuda y al descubierto.

Con la espuma de tus senos manchada
dices que me quieres, mientras yo te amo;
derramo en ti, la inocencia de mi culpa.
Nos envuelve el eco de un pasado.

Cavilando.

© Igna


Safe Creative #0904020086825

lunes

DE LA PENA

Qué pena tan grande amor
que sintiéndote en mis venas
circules por sangre ajena.
Qué pena de mis recuerdos
que no quieren olvidar
todo lo grato vivido contigo.
Qué pena tan grande amor
que siendo tan parecidos
paseemos por esta vida
como dos desconocidos.

¡Qué pena más grande amor!
Habiendo estado tan cerca
hagamos de la distancia,
un espejo entristecido,
donde nos desconocemos.

¡Qué pena!
Que en el silencio no se escuchen
los lamentos desgarrados,
de quien sufre lo vivido.

Cavilando.

© Igna


Safe Creative #0904020086825



viernes

DE MI DECIR NO DIGO

De mi decir no digo
un ritual que otorga
y no dice cuando debe,
la palabra en carne viva,
asombra, languidece, palidece
o arremete, a quien la escucha.

De mi decir no pienso
donde duele la ausencia,
señalo puntos en mi cuerpo
faltan tus manos decorosas.

No encuentro límites;
al borde de tus senos
mis dedos bordean
la aureola de tus pechos,
miro al horizonte;
no hay límites en mis recuerdos
te aguardan como el primer día.

Mis dedos siguen hurgando
en el futuro del amar,
sabiendo que el amor está cercano;

en los límites del tiempo de esta luna,
que comienza a crecer al compás
en el ciclo de los labios sensibles,
rosados y tiernos de tu coño.

De mi decir no digo
un ritual que otorga
y no dice cuánto sabe
la palabra en carne viva,
asombra, languidece, palidece,
sonroja o arremete, a quien escucha.


Cavilando.

© Igna

Safe Creative #0904020086825

martes

DELIRIOS

Me bebo la nostalgia
en el vaso amargo de la ausencia,
me queda el recuerdo tibio y sereno
de tu cuerpo junto al mío,
mis pensamientos tuyos,
tus actos míos,
un sabor agridulce
de haberte tenido tan poco tiempo
que apenas te recuerdo,
sin embargo el sabor de tu sexo
se quedó impregnado en mis ganas,
y el candor de tus labios mojados.

¿Alguien dijo que los besos pagados
no saben a nada, si se pagan
con actos, bien intencionados?

Ahí , me bebo mis ganas,
en los labios que albergaron,
el cáliz de mi cuerpo de madrugada:
Al completo.

Y tu delirio es mi locura.

¿Alguien dijo que los besos pagados
no saben a nada, si se pagan
con amor desde lo profundo del alma?

Cavilando.

© Igna

Safe Creative #0904020086825