jueves

BESOS MAL PAGADOS


Ausente él, peregrino de sus memorias
se refugia en las tinieblas de la noche,
sombras son del recuerdo, sus pesares
no derrumban el muro del olvido.
Del dolor prisionero, de su piel quisiera
unas alas para escapar, esclavo queda
cuando se intuye libre, ahora más que nunca
comprende de las rejas inexistentes,
la palabra libertad se ha calado entre sus huesos
no hay lugar donde abandonar tanto dolor,
la ignorancia ajena y por si acaso,
es la estupidez de tu inconformismo malsano,
la humedad de tus bragas huelen a chanel
ya desgastado.

Ausente y peregrino, hasta aquí llega el olor
de tus besos mal pagados.

Cavilando.

© Igna


Safe Creative #0904020086825