viernes

LA VIDA SIN ELLA


QUIZÁS
Quizás encontremos,
la realidad de nuestro sentir
cuando hayamos olvidado
que fuimos libres amando,
presos del tiempo,
que compartimos sin destino
almacenando horas de espera,
para hacer juntos el recorrido.

SEAN
Fueron tiempos difíciles
la ausencia no armonizó
todo lo que sentíamos,
al final de la ausencia
llegó el encuentro;
sea para bien la ausencia
compartida.

JUECES
Y quisieron juzgarnos
personas como nosotros
de carne y hueso,
adúlteros de la propia vida,
trajeron testimonios,
y nadie les dio crédito.


(Solo nuestras sombras)

SIN ALMAS
Tuvimos tiempo para hablar del alma
y no lo aprovechamos, preferimos
jugar con nuestros desnudos cuerpos
al límite de todos los sentidos.

No se perdieron las horas compartidas,
quedaron en el baúl de recuerdos,
quedaron para nuestros sin sentidos,
cuando la ausencia de nuevo estalle,
llegarán los días, que daremos crédito
a todo lo vivido.

AUSENTES…
Y ansiaremos que llegue la noche
para recordar todo lo acontecido,
mis manos sobre tus hombros,
tus brazos en mis caderas desnudas,
será el tiempo de comernos
nuestros propios silencios.


OBTUSOS
En la raíz de la noche, la vida sin ella
es más triste, sin ti, todos los espejos
son oscuros (como la muerte),
la pena es más obtusa,
el deseo se come las uñas,
y nuestros cuerpos parecen
abandonados a su propia suerte.

Cavilando.

© Igna

Safe Creative #0904020086825