martes

EN DO MENOR EL AMOR


Errante mis palabras bajo un sauce
en mí mismo encerrado, ausente,
dolor que quema, mata y muere,
renace al día siguiente impertinente,
no se da cuenta la muerte que no temo,
al devenir negro de mis días, la vida en sí
es constante muerte permanente,
lenta y dolorosa para el que teme,
prematura para quien todo lo siente,
errante paso entre la vida y la muerte
sin saber si mañana seré brote,
u hoja seca que arrastra el viento.
Ha pasado el tiempo de anestesias
de decir lo que siento sin oirme,
he pasado por estaciones oscuras
con pasajeros que iban al mismo destino,
y hoy ya ves amada mía, no sé si
concuerda lo que pienso con lo que digo,
guarda esta nota; puede que sirva de epitafio.

Se incinera el olvido me pregunto,
y alguien lanza los restos, a quien vive.
¿Dónde queda el tiempo del amor
que nunca ha sido?
¿Dónde queda lo vivido?
¿Qué quieres que te diga hoy al oído?
Demasiadas preguntas hoy,
sin saber si estoy dormido, ni si
te acuerdas de todo lo sentido.

Si de vida y de muerte hoy cavilo…


Epitafio:
Hacer el amor contigo
es componer música
susurrada en do menor,
cerca de tu oído.
Para ti; que no te has ido.

Cavilando.

© Igna

Safe Creative #0904020086825