miércoles

CON TUS PECHOS ABIERTOS, TAN CÓMPLICES


III CON EL PECHO ABIERTO
Tan cómplices estas bocas nuestras
tan de nuestros felices momentos,
se deshacen los labios al pensarte,
quererme como la niña que conservas
amarme con la madurez de tus años,
amar tu piel, descubrirte la primera vez,
tanto amor no cabe no, en un poema,
tanto amor ha de saciarse en escaleras,
cada peldaño un recorrido por tu piel
escalón a escalón, sublimes llegamos
a perder la noción del tiempo,
a perdernos amor, en el calor
que nuestros cuerpos desprenden.

Y desprendiendo estrellas fugaces
nos encontramos, mientras la luna brilla
el mar se nos antoja nuestro, el sol
parece acariciarnos, mientras la vida pase
amándote, avance la vida a paso corto,
descubramos lo desconocido juntos
digamos que el amor nunca lo hemos conocido,
como niños la primera vez,
no me avergüenza quitarme los pensamientos
ni me avergüenzo de saciar mis ganas,
contra lo profundo de la gruta de tu cuerpo.

IV EN MASCULINO ME QUEMA

Hablando de ti, te imagino sembrando ternura,
sobre los prados de mi cuerpo, galopando;
conste que nunca llegué a saber de tu mentira,
y mi aliento en tu aliento fue entregado.
Dice que tengo un verbo activo, que sumo y resto,
goces, noches, instantes de pasión enloquecida,
y como dije anteriormente, /en algún poema perdido/
me quema el roce con sus nalgas, llamo al destino
para que aquellos momentos vuelvan de nuevo,
donde penetrarte con los dedos en lo profundo,
y de sorpresa,
en seco, pero con cuidado,
dormida, pero despierta,
penetro tu boca, con el músculo que te agrada,
y te dejo un rato, el tiempo que tardo en estallar
en nubes de algodón, donde me pierdo,
y lo disfrutas entre los labios, vencí mi calma
y tu sumaste a tus momentos, otro para el recuerdo,
donde en noche solitarias, llevas tus manos,
de nuevo hasta tu sexo.


No nos engañemos, no es lo mismo…

La piel se comprende entre silencios.

Cavilando.

© Igna


Safe Creative #0904020086825