jueves

AMOR DE JUVENTUD TARDÍA

Dejó el pañuelo grabado, con sus deseos marcados,
el deseo que retuvo tanto tiempo entre sus labios
la fruta por madurar, el fruto sin prohibiciones,
el tiempo que no ha sido, que se escapa de sus manos
el amor de una juventud tardía, el beso a escondidas.
Dejó parte de su pasado y se puso a caminar,
convencida de encontrar el grabado, entre sus manos,
encontró sus manos, el tibio aliento del amor,
durante tanto tiempo esperado, desató en su cuerpo
tempestades, sobre ella cayó el maná de lo esperado.
Y tuvo tiempo de retener entre sus piernas,
el líquido amargo, que tanto había buscado,
probó la fruta madura, olió de sus jazmineros,
supo del tiempo perdido,
se dio cuenta que no hay tiempo que sea tarde,
sus pezones madurados, su tibios labios,
deseos cumplidos, busca el pañuelo, busca,
que lo tengo retenido, grabado en mi memoria,
en el cajón donde guardo lo apreciado,
espera, ven, ya te he dicho donde se encuentra,
el amor de la juventud tardía, ven no tardes,
que el tiempo no desate lo amarrado.

Cavilando.

© Igna

  • Safe Creative #0904020086825