domingo

LO QUE ESCONDE


La mar estaba serena
no vi el amor en el mar
ni vi gaviotas pasar
ni barcos que divisar.

La mar guardaba silencio
palabras no oía llegar
se confundian las olas
con mi lento pestañear.

La arena de oro pareciera
engañaba a los ojos ciegos
un silencio de oro y plata
la brisa empezó a soplar.

Un amor de otro tiempo
a lo lejos vi pasar, y pasó
tan deprisa, que olvidé
el ruido del mar, mientras
mi amor verdadero,
me transportaba hasta el lugar.

Donde la realidad habita
el corazón esconde verdades
que sólo se comparten
tantas veces contigo;
como haga falta.


Cavilando.

© Igna


También navego de día.
IGNACIO DE DIA

Safe Creative #0904020086825