lunes

AL HILO Y SIN ASPAVIENTOS

Al hilo y sin aspavientos.

Me seducen tus elecciones
nocturnas, donde el placer
habita en las palabras,
entre sábanas, queda el sudor
de dos cuerpos amados
sexo contra sexo,
en un mismo poema;
el de la carne, el del amor

el del goce terrenal
que va más allá de los cuerpos,
quedan las manchas
y el contorno en la pared
de los movimientos,
que nos elevan el alma
sin contemplaciones.

No escondas el deseo
que habita en ti,
y deja fluir las palabras
libres, libres como
el viento sin veletas.
Arqueas la espalda
y te encuentro.

Libres somos
mientras queramos
y nuestro Dios lo permita;
libres seremos.

Cavilando.

© Igna

De día vivo en la arena.
IGNACIO DE DIA

Safe Creative #0904020086825