viernes

TEMBLOR DE MANOS


Siempre queda tiempo pensamos,
al pensar que mañana sobrará,
mientras pensamos;
el tiempo se nos escapa de las manos
mientras amamos;
suele desaparecer el desasosiego,
ese temblor en las manos
esa inquietud en el pecho
que nos oprimía el ayer.
Un suspiro leve se va en recuerdos
en lo que fui, y no llegué a tiempo.
dependiendo de la vida misma
dependiendo del hilo del mismo;
del pretérito imperfecto amar.


Cavilando.


© Igna


También sueño de día.
IGNACIO DE DIA

Safe Creative #0904020086825