jueves

RAILES PARALELOS


Me detengo en la estación dolida,
donde el amanecer se rompe
indago entre los sueños
que nunca fueron, invento cuentos,
me pierdo en laberintos de humo,
espero al siguiente tren que pase
en esta estación sin raíles paralelos.

Me taladra el pensamiento irracional
ese que me viene, con sobresaltos,
me acojo al primer café amargo,
me siento en el banco de los acusados,
mi garganta silencia el mejor secreto
mis labios no pronuncian mis visiones,
mítico o humano siempre seré,
sin pronunciar tu nombre serás libre,
no acuso a nadie ni describo la verdad,
el juez confundido te dará la razón
la que nunca tuviste, y yo pagaré
el tiempo de los pecados compartidos.

Preñada la soledad llora,
el tren que no ha partido
no esperará nuestra partida.
Mientras los amaneceres
nos recuerden lo que fuimos
seremos el reencuentro,
de nuestros propios destinos,
sin distancias, y estaciones.

Que a cualquier lugar nos lleven…

Cavilando.

© Igna


Safe Creative #0904020086825

Sueño de día.
IGNACIO DE DIA