martes

MOJANDO SUEÑOS


Mi palidez encaja en su rostro,
tímida como ninguna, el dolor
involuntario de su partida,
entristece la tarde fría de invierno.

Dejo atrás, la mirada de quien amo
pasan las palabras calladas sin nombre,
mujer de pecado inesperado pasando ama,
silencian las tardes lo que vieron,
temerosas del celo inquieto de las noches,
de los sueños que restan por cumplir,
sumando días el placer se va quemando
solitario, no sé si soñar sirve para recordar
o para dejar caer la tristeza en tu regazo,
han pasado los abrazos, las horas y los días,
restan por venir, las realidades,
mientras mi cuerpo a la deriva
va a tu encuentro desprotegido,
el tentador contorno de tu cuerpo
con tus manos masturba la carne,
que en mi boca tuve un día prisionero.
Sin cadenas.

Una sonrisa natural, predice
que ese tiempo fue realidad,
el tiempo no nace con el olvido
si del sueño se alimenta.

Cavilando.

© Igna

También cavilo de día.
IGNACIO DE DIA

Safe Creative #0904020086825