martes

ALIENTO

“Modeló Yavé Dios al hombre de la arcilla y le inspiró en el rostro aliento de vida y así fue el hombre ser animado”
Génesis, capítulo 2, versículo 7.


Me entrega el puro aliento
de sus labios, la tibieza
noble de su corazón tierno,
la brillante mirada de sus ojos,
la eterna palabra esperada
el verbo hecho realidad,
deja los imperativos alejados
los pronombres personales
los suspira, no los dice,
hablando entre nosotros
es más de lo que aparenta,
tanto, tanto y más,
que no se cómo nombrarla.

Me acostumbro a decirle amor
y su amor me corresponde.
¿Qué más quiero?
Si se entregó en aliento.


...Y cuerpo.

Cavilando.

© Igna

Safe Creative #0903032672729


También sueño de día.
IGNACIO DE DIA