domingo

ABUSÁNDONOS



Después del abuso del amor,
del abuso de besos, y palabras
del abuso de tu cuerpo, y el mío,
después que calmaras mi pasión,
mi corazón, mi alma, y mis labios,

cuando ya nada tengas que decir
guarda silencio y dime que me amas
en silencio, tu eco llegará a mí,
como recuerdo,
te entregaste como la primera vez,
te fundiste como la tarde en la noche.

Soy cómplice de la tarde,
de tus labios y pestañas,
de tu ardor, tu lujuria y de
la mía.

Somos cómplices del lenguaje
del amor, que se esconde
tras nuestros corazones.

Cuando me robas la luz,
tus ojos se iluminan.
Abusándonos.

Cavilando.

© Igna

Safe Creative #0903082711317

También sueño de día.
IGNACIO DE DIA