miércoles

EN LA RAIZ DE LA NOCHE

Tengo besos en los labios,
y lluvia de sentimientos,
tengo dedos, tengo manos,
para recorrer despacio
los lindes de tus contornos
acurrucarme en tu pecho
y perderme en tu cintura.

Como caballo hambriento
cabalgar tus sentimientos
encima de tu cintura,
alegre y con tu soltura
provocarnos unos instantes
de vacío, en lo que todo
queda pleno.

El amor destila a la nada
se acurruca en la destrucción
de las horas, sueños con
serpientes acechan, el tumulto
de toda la tristeza vulnerable
se hace agua, estrellándose
contra la nada, y la nada
no logra romper los minutos,
de las horas que no fueron,
ni el preludio, ni la raíz de la noche.
Y caigo en el sueño de lo que nada
sucedió, en la realidad de lo sucedido
se esconde la alegría de tus párpados
en calma, tuve que aprenderlo antes,
tal vez no quise o no pude, realizar
con mis manos, ese viaje del diálogo
absurdo, que separa mis sueños
de mis pensamientos tangibles.

De vez en cuando la palabra se redime
y deja libre al hombre que la pronuncia.
Libre.

Cavilando.

© Igna



También sueño de día.
IGNACIO DE DIA


Safe Creative #0812031717082