martes

BARRE LA LLUVIA

Barre la lluvia los restos
de las dudas tardías.

No es buscar la verdad
lo justificable y necesario,
entramos en nuestro amor
con los ojos radiantes,
sin pensar somos cómplices
sin saber la verdad, se ama.

Las palabras son el artilugio
no necesario para entendernos,
seguimos nuestros impulsos
abrimos los besos, se convierten
en ecos, un rocío sin saber
se abre, y penetra en nuestras almas.

Barre la lluvia los restos
de un ayer inolvidable,
y nos mojamos…
Inundándolo todo,
con palabras inocentes.

Y no llueve…


Cavilando.

© Igna

También sueño de día.
IGNACIO DE DIA