viernes

VENTISCAS DEL CORAZÓN

En el sitio que se atrapan las sombras
tantas las intimidades en mi mente
donde se difumina la mirada y la vida,
allá donde crece el viento de otoño
tantos los silencios de mi corazón,
hoy hablo de la vida de las palabras
desde donde el verbo o el verso se dilata,
con los ojos fijados en el tiempo.

Hoy hablo conmigo, de cuando el tiempo
se aleja despreocupado del instante,
y preocupada la noche con su cita reza,
resucita el volcán descontrolado,
se levanta ventisca, una lluvia fina cala
el pensamiento más recóndito del cuerpo,
nada se gana si por nada se lucha,
no nace el olvido con el tiempo,
más bien brota desde todo lo vivido
de estaciones pasadas, de amores sentidos.

Aquí es; el ahora o el hoy, estrangulo mi voz
escribiendo el poema que nunca recuerdo,
tal vez en instantes tardíos cese la ventisca
y el pensamiento a la deriva, vague,
en sueños.

Cavilando.

© Igna


También sueño de día.
IGNACIO DE DIA