lunes

EN UNA ESTELA

En una estela tu cuerpo,
el sabor alegre del hombre,
que sabe entregarse,

la mujer que entrega todo,
el placer mutuo de acariciarse,
la plenitud de alcanzarse,
sabiendo que la palabra imposible

la desterramos del tiempo.

La noche cae
y hasta las estrellas
pronuncian tu nombre,
acude el desvelo,
mientras las flores
silenciosamente crecen
como nuestro amor.

En un instante de silencio,
que sabe a perpetuo.

Cavilando.

© Igna



También vivo de día
IGNACIO DE DIA