lunes

CON PERMISO

Tus ojos,
diademas de plata que
velan ociosos.

Mis ojos en tu boca
miradas de oro,
que robo a tus labios.

Tus labios me queman
la sal de mi vida
haciéndome tuyo.

Tus ojos diademas
de oro
que sueñan mis ojos,

tus ojos me roban
mis sueños;

mi antojo.

Con permiso
y cavilando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno