jueves

CON-TEMPLE

Pudiera ser que de mi sueño quedara
la alegría o tristeza reflejada en su cara,

sin perder tiempo en eufemismos,
no se equivoque, no quise ofenderla,

pero mire, repartir mis palabras
a personas que no conciernen,
ni a mis noches ni a mis días
enmudecen mis palabras,
se me revelan sentidos,

brotando a mil por segundo
las excusas, de sus huecos.

Y aún sabiendo donde encontrarla
no necesito ir a su encuentro,
ni gastar saliva para enfermar,
aquello que de por sí, es enfermizo.

Porque en mi conciencia no han quedado manchas
y se equivoca, yo apenas la conozco,
ni trato de forzar los escrutinios,
las palomas vuelan, las gaviotas emigran,
y los “pudiera”, y no “quise”,

quedan encerrados en mis sueños,
sin malgastar palabras innecesarias.

Cavilando con-templando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno