martes

SU ESPALDA

Su espalda
es el encaje justo de mi pecho,
el lecho de amor donde me dejo,
deslizar suavemente,
hasta encontrar la parte baja
de su bello cuerpo.

Y a medio camino me paro
hasta que me pide acople,
o se acopla sin consentimiento

porque no lo necesita.


Su espalda
es la receptora de mis deseos,
la concreción exacta,
de los límites del fuego,

difícilmente los respeto.

porque ella no quiere,
y gozo exhausto con mis manos
en sus pechos, mientras
entro con fuerza con mi miembro;

en lo profundo
de su cuerpo.


Su cara la delata amor

y fuego en el cuerpo

Cavilando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno