sábado

CUESTIONES Y BESOS

Cuando pronuncio tu nombre,
despierto en la madrugada,
me quedo un rato absorto,
y pienso que no soy nada.

Cuando siento tu presencia,
un no se qué, me refleja,
me saca del otro mundo,
y me arrastro hasta tu ausencia.

Acariciando tu cuerpo esperas,
un sentir de primaveras,
flores de jaramagos abiertas,
para tus noches sinceras.

Cuando te miro a los ojos,
transparentes y serenos,
atravieso tu mirada,
me entrego porque te entregas
me buscas porque te busco,
te quiero porque de formas,
me quieres y te releo.

Eso me dicen tus ojos,
a través de tus pupilas,
serenas como sirenas.

Cuando pronuncio tu nombre,
me recuerdas a otros besos,
me quedo un rato absorto,
descubriendo tus secretos.
¿Asomarán mis desvelos?

Cuando pronuncio tu nombre,
tu nombre me sabe a flores,
de un jardín engalanado,
con los nombres de otros hombres.

Eso me dicen tus ojos,
sinceros como sujetos,
sustento,
de almas inquietas,
cómplices de madrugada.

Cuando pronuncio tu nombre
tu nombre me sabe a besos.

Yo quiero ser quien soy,
cosecha generosa,
que todo lo cuestiona.
Cavilando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno