miércoles

AROMAS

El tiempo es volver a sentir tu aroma.

Quise terminar con mi pasado rejuvenecido
apartarte del camino ruidoso del amor y del destino
beberme de un trago las razones de una huída
encerrarme sin ayuda en mi entresijo
derramar la sangre de tu cuerpo por el aire
aire rojizo de tu sexo malsano,

escupiendo eufemismos por el cielo
quiero desprenderme de ese aroma infértil
perder el olfato de la hambruna de tus senos.

¿Y que? si no estás
nada necesito de tu estupidez nativa
ni tan siquiera que la leche viste nacer de tus senos malheridos
al fin.

¿Para qué?
Si somos tantos…

Que de ti no queda nada, tan solo letras revueltas
y ese olor de sexo empedernido
que se alojó en el mío.

Después al fin…
Todo fue compartido
quedaron los corazones partidos
y ese aroma agridulce de tus senos malheridos.

Del hombre que ha sentido una pareja,
y disfruta, habla de mi y se desconoce.


Cavilando

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno