domingo

COSTUMBRES

Acostumbrarme
a la absurda impotencia de no saberte mía,
a las horas de impaciencia baldías,
a tu forma de querer que no es la mía.

Acostumbrarme
a recostarme sobre tus senos desnudos
a tocar tu piel, mirar tu espalda arqueada,
a guardar silencio, cuando tu callas,
a tu forma de decir, lo que no quiero oír.


Acostumbrarme
y presagiar como serán tus noches,
y las mías cuando estés ausente
al desgarramiento de mis sentimientos.
cuando no te tenga cerca, acostumbrarme.

Acostumbrarme
distante del mundo, a respirar sereno
cuando no te tengo, a gritos ahogados
esconderse en mi alma, a decir palabras,
a imaginar tus labios sublimes,
mi saliva entre tu pubis y tus pezones,
acostumbrarme en definitiva.
Acostumbrarme.

Surco éste del dominio ajeno
respetando consecuencias,

y tú pasaste por ello….

Sin conseguirlo.

Cavilando.

© Igna


Mira la otra cara
Ignacio Diurno