viernes

PENSÁNDO_NOS

Se que piensas en mi porque lo siento,
cuando dejo volar mi pensamiento
es ahí donde cercano y en mis sueños
a punto de tocarte, ya te encuentro…

Se que piensas en mi en todo momento
porque el aire que respiro está incompleto
el suspiro con que inhalo no me alcanza.
Porque tú te llevas todo el resto.

Se que piensas en mi porque despierto
presintiendo el calor tibio de tus besos
el aroma embriagante de tu aliento,
recorre sin pudor todo mi cuerpo.

Se que te pienso, me vuelvo fuego,
me abraso en tus llamas, me quemo.

Siendo cenizas sobre tu carne.

Hambriento, en la tibieza de la noche,

___________________y sin tu aliento.

Cavilando.

© Igna



Mira la otra cara
Ignacio Diurno


CLARABOYA - BRISA URBANA AQUÍ



martes

TIEMPOS



¿Cómo no robar un poco

de tiempo a tu tiempo?

Y sentir que no se evita,

que las palabras perduran

tu alma sigue intacta,

vuélvase multicolor

el horizonte y mirando.

Perder mi tiempo

en tus adentros

¿Cómo no alargar el día?

_Si la noche es tan corta_


¿Cómo no robar un poco

tiempo al tiempo?

Si con ello, más te pienso.


Tiempo al tiempo.Cavilando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

Y no dejes de pasar AQUÍ
Brisa Urbana


viernes

MIMICA____MEMETICA____ENTRE HUMO

Entre humo:

Tratando de huir de la memética
encuéntrenme a veces con la mímica
y los contadores de gramática,
jugando a ser inuentico
y huyendo del elocutio
desgraciadamente desde aquí
no puede practicarse el actio.

No quisiera hacer una tragedia
que a buen saber se entiende

dividida en dos partes,
que no enumero.

No pretendiese
entablar una catarsis
pues no sigo la teórica de Logino,
aún a pesar de decir los doctos
que el decorum
nunca esté subyugado
a lo sublime.

Más tengo una guerra abierta
entre lo apolíneo y lo dionisiaco
jugando a ser pragmático
la idea de lo paradisíaco.

Entretenido con las teorías
de las falacias;

que a buen sabedor son cuatro

mal me guíen mis instintos
a jugar con las gramáticas,
colocando los acentos.

En palabras añejas,
Y distantes, a mis oídos.

Y sin saber que se fumaba.

Cavilando.

© Igna


Mira la otra cara
Ignacio Diurno

jueves

DEL FEMENINO SABOR

Del femenino sabor no inhalado
del temblor de amor que aún recurre.
de todas las caricias no recibidas
de la piel fina no acariciada.

Ella que esconde su deseo
se descubre cuando la miro,
diciendo que se acuesta conmigo.

Me duele esa belleza no poseída,
la imaginación de sus fluidos;

quiéreme al fin mujer de fuego,
sin distancias, desoyendo al tiempo
que aún no ha sido.

Cabalgas sobre mí, y conmigo,
tus pechos ingrávidos y latentes,
expones tus finas carnes,
a la función exacta de mi lujuria,

y me duele el alma, hoy más que nunca
de quererte tanto, dos almas
separadas por el final de la poesía,

unidas por el hueco de la carne,
túnica eritroidea de mi cremáster.

Que late de una forma estrepitosa.

Por tu causa.

Cavilando.

© Igna


Mira la otra cara
Ignacio Diurno

miércoles

NERVIOS DORMIDOS

Hay noches que sin estar;
estando dormido
me aparecen en mi cama
siluetas,
que estuvieron en mi pasado.

Se adueñan de nosotros los sueños
pensábamos que dominábamos el olvido.

Y las figuras desfiguradas,
nos recuerdan,
lo que estaba en el olvido.

Se me gasta la piel inevitablemente;

contigo, y los nervios de mi carne,

se revelan, complacidos.

Sin ella y,

Cavilando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

martes

ORIGEN BARRO Y FUEGO

En la nostalgia en do mayor,
y en el preludio,
de las cercanías,
el origen habla de ella.


Arrastro un íntimo dolor
que solo yo conozco,
las palabras se me tensan
la noches se convierten
en colmenas de acero,

se bañan tus silencios
iluso el viento penetra,
más allá de la libertad
de los caminos abiertos,

e intento consolar mi piel;
tus recuerdos que nunca fueron,

grabados ni en madera,
ni en mármol,
ni en agua ni en fuego.

Vírgenes quedaron
grabados, desprotegidos,
en el hipocampo
en la raíz encendida
de tus pupilas,

esas que aún resuenan
en alguna parte de mi vida.

Como el grito apagado
de la libélula,
____________muertos.

En la nostalgia
de la última nota.
Y sin origen.

Cavilando.

© Igna


Mira la otra cara
Ignacio Diurno

lunes

CON PERMISO

Tus ojos,
diademas de plata que
velan ociosos.

Mis ojos en tu boca
miradas de oro,
que robo a tus labios.

Tus labios me queman
la sal de mi vida
haciéndome tuyo.

Tus ojos diademas
de oro
que sueñan mis ojos,

tus ojos me roban
mis sueños;

mi antojo.

Con permiso
y cavilando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

jueves

CON-TEMPLE

Pudiera ser que de mi sueño quedara
la alegría o tristeza reflejada en su cara,

sin perder tiempo en eufemismos,
no se equivoque, no quise ofenderla,

pero mire, repartir mis palabras
a personas que no conciernen,
ni a mis noches ni a mis días
enmudecen mis palabras,
se me revelan sentidos,

brotando a mil por segundo
las excusas, de sus huecos.

Y aún sabiendo donde encontrarla
no necesito ir a su encuentro,
ni gastar saliva para enfermar,
aquello que de por sí, es enfermizo.

Porque en mi conciencia no han quedado manchas
y se equivoca, yo apenas la conozco,
ni trato de forzar los escrutinios,
las palomas vuelan, las gaviotas emigran,
y los “pudiera”, y no “quise”,

quedan encerrados en mis sueños,
sin malgastar palabras innecesarias.

Cavilando con-templando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

PAUSA TERCERA

Tres años.
Blogueando.
Comencé un septiembre.
Gracias a todos vosotros, los que pasaís por este rinconcito, dejeís o no comentarios, sois parte de un manantial que me da vida.
Demasiado tiempo, Nacho de noche, necesita una pausa.
Y sigo en Ignacio de día.
Gracias a todos de corazón.



Mira la otra cara
Ignacio Diurno

domingo

SILUETAS



Se me caen los recuerdos,
adheridos a mi piel,
me miras y me sonríes,
tu sabes de mi tormentos

de dolorosa ausencia suspiro,
de caricias extraviadas,
un grito ahogado,
de ausencia dolorosa vivo,

mientras tanto
recoges mis recuerdos,
me abres los ojos,
e inconsciente te beso,

no estás

y yo quisiera estar
en el corpóreo abismo dulce
de tu cuerpo, hoja a hoja
deshojarte, como se deshoja
un poema,

te imploro a tus cercanías,
pareciera confundir,
tu silueta semidesnuda

pero no;

tu silueta se me clava
en las pupilas,
y mientras se me caen los recuerdos
escribo un poema que no es tal.

Tal es el estado
que mis ojos, contra el dorado de tu cuerpo,
estallan, hasta encontrarte.

En lo más profundo de mis recuerdos,
y vuelvo con tu ayuda a recogerlos,
porque sin ti no podría.

Cuando te sueño,
estás conmigo.

Aunque no quieras.

__________Y me duelen,
los sueños, tanto___tanto,
y más, tanto que te recuerdo.

¿Cavilando?


® Igna


Mira la otra cara
Ignacio Diurno

miércoles

DIREMPTIONES_DIRECTIUM

Busco entre mis sábanas
los versos que jamás te daré,
permito que se caiga la tristeza,
debajo de la cama, ajena,

donde duermes las últimas noches
con ese alguien al quien imaginas
yo.

Y yo me encuentro al otro lado
de la cama, del hotel conocido
que un día compartimos,

ya no muero por tus suspiros,
ni caigo en la tentación de palabras,
que un día fueron mías.
y hoy le regalas a otro.

Gracias de todos modos
por haberme amado un día,
haber formado parte de tu mundo,
al que no fue fácil entrar ni salir.

Más no permito que un perfume de mujer
dure para siempre entre mi ropa interior,
por muy fuerte que este fuere,

¿De que sirve la maldita compasión?
De un juego desquiciado,
que nunca jugamos profundamente,
aunque profundamente nos tuvimos.

Hay palpitaciones que no debieran existir.

Y hoy los versos toman el rumbo
de otro puerto, que me abriga,
antes del amanecer.

Y las palpitaciones persisten.___________

Hubo un tiempo que nada tuvimos,
y la nada se nos sigue negándonos.

Cavilando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

viernes

HEMISFERIOS EVIDENTES

No termino nunca de constatar
lo evidente,

lo superfluo se me escapa
de las manos,

y la realidad se me clava
en el hemisferio,
de la porción de tierra,

donde dejaste tus bragas anoche.

__________________Y mis ganas.

Cavilando.

® Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

lunes

CUANDO TE INTUYO

Cuando te intuyo sentada
encima de mi cintura,
a lomos de tu mirada
te me reflejas brillante.


Al alba y de madrugada
desaparece el reflejo,
y no me acuerdo de nada.

Y no le doy importancia.

Cavilando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

miércoles

HEMISFERIOS

El punto exacto
al que miro,
se me antoja,
un baño de ilusión,

al que nunca llego,
tal vez porque no existe.

Más existe el brillo de tus ojos
en el que encuentro mi reflejo,
y tu reflejo se me refleja,
en el costado derecho
del hemisferio de mis sentimientos,
en el izquierdo te me reflejas
ausente_____________________


Duele el amor,
duele el dolor,
duele el dolor del amor
y duele ante todo,
ver ausencia en el costado
de tu inflexión perpétua.

Cavilando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

sábado

PRONTO O TARDE

Pronto o tarde,
nunca es tarde
para encontrar
un buen alma
donde refugiarse.

Tarde o temprano
he de encontrarte.

Cavilando.

© Igna

Amplia la imagen si quieres.


Mira la otra cara
Ignacio Diurno

lunes

CONOCIENDO-ME

Y_________
¿Si se adentra?

Hasta el mismo fondo
de mi cuerpo,

conoce mis fantasías,
mis más profundos secretos

la emoción que produce
cada uno de sus gestos,

la lujuria que produce
cada uno de sus movimientos

conoce
el sentido de mis versos.

Por conocer
conoce mis gestos,

y yo

jamás se los he contado.

Cavilando.

¿Y si me adentro?


©Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

miércoles

AMANDO

Te digo que te amo
mirándote a los ojos,
y tus ojos están cerrados,
de tanto amor, in contenido.

Te digo que te amo
abriéndote las carnes,
para que nunca digas
que no estuve contigo.

Te digo que te amo
rozándote los pechos
y desde hoy conozco
sus contornos.

Te digo que te amo
en realidad, porque
siempre andas diciendo
que nunca te lo digo.


Te digo que te amo
porque tu alma
está conmigo.

Aunque no lo parezca,
porque no me escuchas.

Y mi voz es el silencio.

Cavilando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

sábado

QUIERO

Un amante apasionado
ama
hasta los defectos de la persona
de quien ama.
Desconocido.

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

martes

SU ESPALDA

Su espalda
es el encaje justo de mi pecho,
el lecho de amor donde me dejo,
deslizar suavemente,
hasta encontrar la parte baja
de su bello cuerpo.

Y a medio camino me paro
hasta que me pide acople,
o se acopla sin consentimiento

porque no lo necesita.


Su espalda
es la receptora de mis deseos,
la concreción exacta,
de los límites del fuego,

difícilmente los respeto.

porque ella no quiere,
y gozo exhausto con mis manos
en sus pechos, mientras
entro con fuerza con mi miembro;

en lo profundo
de su cuerpo.


Su cara la delata amor

y fuego en el cuerpo

Cavilando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

viernes

SUS SENOS

Me agradan sus senos,
cuando se mueven alegres,
en cada embestida mía
contra su cuerpo.

Y me agrada la cara que pone
cuando espera mi regreso,
su sexo contra mi sexo,
en un empuje abierto,

el movimiento de sus caderas,
cuando me empuja hacia adentro,

con una única salida.

A las puertas del cielo.

Donde se cuentan los orgasmos,
a cientos____________________

Ella es mi firmamento.

Cavilando.

© Igna


Mira la otra cara
Ignacio Diurno

martes

CUMBRES

Aún me queda la resabia
de sus besos,
aún resuenan en mí,
los destellos de su cuerpo.

Y se que a ella le agrada
decirle que la quiero,
y no lo digo en su momento,
me agrada verla los ojos,
deseosos, semiabiertos,

es el momento cumbre,
donde se funden los sueños.

Y le queda la resabia
de haberme tenido dentro,

aún no sabe si del cielo,
o del infierno.

Y no le importa,
que se me caigan mis egos,
en mitad del firmamento,
ella puso la estrellas,
yo las coloqué en el suelo,
ella puso el sentimiento,
juntos hicimos el resto.

Se entrelazaron los cuerpos
en un puro entendimiento.

Cavilando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

jueves

SU AMOR





“El tiempo es muy lento para los que
esperan. muy rápido para los que tienen
miedo, muy largo para los que se lamentan,
muy corto para los que festejan,
pero para los que aman,
el tiempo es una eternidad”

Shakespeare William.




Su amor
desata mis instintos,

no hay tiempo que olvide
que estuve con ella,

ella hace que los gestos,
permanezcan insistentes
en mis recuerdos.

Amor sólo hay uno
me dijo
el suyo, el mío,

el nuestro.

Y yo
respeto su orden.


Su amor ha sido primero.
Y yo digo que el último.


Cavilando.
® Igna

viernes

LUJURIA

Retorció los pliegues de mi carne
un grito sordo, en mi garganta,
descubrí que me había poseído,
hasta el fondo, rompió mi estrechez
mi intimidad, al final el amor,

ese tan temido, y esperado,

ni un solo poro
de vacío ha dejado de llenar.

La lujuria se hizo presa,
dejé follarme, intensamente
y los pliegues de mi carne
se volvieron tensos y alisados,
descubrimos un nuevo sentimiento
que parecía no haber existido,

entre mis nalgas,
y desde entonces
ha quedado
un volcán en erupción,
que cuando despierta,
hace que conozca
la lujuria

en su estado más primitivo.

El sudor quedó en las sábanas
como único testigo;
muerto.

más nunca fui a su entierro.

Y hoy no cavilo.


© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

DESTELLOS

No fue un destello,
ni una ráfaga de trueno
no pienso que fuera
ni tan siquiera un sueño.

Fueron tus ojos
los que me devolvieron
de nuevo el fuego,
de una amor apasionado
que permanecía anclado
en cualquier lugar
de mi pasado.

… Y llego a la convicción
que toda libertad,
está lejos de nosotros mismos.

Escritura de poesía añeja
que no por el paso del tiempo
decae,

y da paso
a otro destello.

De libertad.


Cavilando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

sábado

CUESTIONES Y BESOS

Cuando pronuncio tu nombre,
despierto en la madrugada,
me quedo un rato absorto,
y pienso que no soy nada.

Cuando siento tu presencia,
un no se qué, me refleja,
me saca del otro mundo,
y me arrastro hasta tu ausencia.

Acariciando tu cuerpo esperas,
un sentir de primaveras,
flores de jaramagos abiertas,
para tus noches sinceras.

Cuando te miro a los ojos,
transparentes y serenos,
atravieso tu mirada,
me entrego porque te entregas
me buscas porque te busco,
te quiero porque de formas,
me quieres y te releo.

Eso me dicen tus ojos,
a través de tus pupilas,
serenas como sirenas.

Cuando pronuncio tu nombre,
me recuerdas a otros besos,
me quedo un rato absorto,
descubriendo tus secretos.
¿Asomarán mis desvelos?

Cuando pronuncio tu nombre,
tu nombre me sabe a flores,
de un jardín engalanado,
con los nombres de otros hombres.

Eso me dicen tus ojos,
sinceros como sujetos,
sustento,
de almas inquietas,
cómplices de madrugada.

Cuando pronuncio tu nombre
tu nombre me sabe a besos.

Yo quiero ser quien soy,
cosecha generosa,
que todo lo cuestiona.
Cavilando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

viernes

Y VIVO

Y vivo_____________

doliéndome el cuerpo
a veces el alma,
respiro
hay veces que no quisiera
pero lo hago,

te pienso cada día
no hay instante que no pases
desapercibida,
pero lo haces

repudio y maldigo esa distancia
que nosotros conocemos,
también maldigo el tiempo
ese diferencial,

muchas veces pienso
en los daños a terceros,
trato de ser transparente
aunque lo que diga;

lo diga sutilmente,
me resulta difícil decir “te quiero”
cuando lo digo
lo expreso con cariño verdadero…

Por eso vivo.

Aunque me duela el alma
o me rompa el cuerpo
por eso vivo,
para decirte te quiero.

Para perpetuar un instante
y la vida se me escapa.

En un instante tras otro.

Cavilando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

sábado

UMBRALES

Al cruzar este umbral
accedo
a un símil entre el cielo y la tierra

más allá,

todo me recuerda un vasto horizonte
que va desde el suelo hasta el techo
el espacio abierto que imagino

lo imagino contigo,

a través de la ventana hay días
que solo veo;

el símil de nuestros cuerpos
y esparzo al aire
rosas de esperanza
para encontrar tu mirada

este espacio que imagino

lo imagino contigo.

Cavilando.

© Igna

RAÍCES

Se abrirá su carne palpitante
para que devore sus raíces
con el deseo de la lujuria,

para cabalgar en sus instintos
entrar hasta las entrañas mismas
del fondo del túnel de su carne.

Y gritos desgarrados
delatarán que estuve
cerca, muy cerca,
de sus sentidos.

Al mezclarse, sangre, fango
barro y tierra, hasta formar
las semillas.

Y no me importa...

Cavilando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

domingo

LUZ

Yo nunca he sido la luz
tan solo un reflejo
de tu yo,

terminó la función
el almíbar de tus labios
reposa sobre la pasión,

acuéstate y sueña
hay otro mundo exterior.

Latidos que apenas murmullan
teñirán con sangre el color
un reflejo nuevo te dará la vida.

Yo nunca he sido la luz,
aunque aún queden reflejos
de mi yo.

Las soledades ancladas,
en puertos sentimentales,
y sin que sirva de precedente;

te me reflejas, ausente.

Cavilando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

lunes

INTERNOS

Por saberte tenido en mis adentros
te habré tenido por quererte
habrás aprendido o renegado
al quererme.

Más no podrás negar
que habiéndome querido
a veces intenso,

me entregué;

profundamente desde adentro.

_____Todo pasa con el tiempo
menos estos recuerdos que te escribo
como pienso_________________

Demasiada la urgencia
goteando entre las manos
demasiada la urgencia,
de retomar lo olvidado.

Sin prisas…

Cavilando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

martes

ECOS DEL TIEMPO

Si tuviese las palabras exactas
para huir en silencio
la concesión del sonido golpeando
las sienes, las palabras sin gestos,
el eco de los poemas escritos

si tuviese las palabra esclavas,
amordazadas por el ruido del tiempo
o la frágil constancia
de la duda del tiempo.

Si tuviese las palabras exactas
para huir del silencio
estaría contigo
exclamando los gestos,

la concesión de la duda
es un privilegio
más no digan nunca
que acallan los versos.

Aún en silencio se oyen los ecos,
en lo frágil del tiempo.

Lo peor es llegar a acostumbrarse,
lejos de todas las coordenadas.

Cavilando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

miércoles

AROMAS

El tiempo es volver a sentir tu aroma.

Quise terminar con mi pasado rejuvenecido
apartarte del camino ruidoso del amor y del destino
beberme de un trago las razones de una huída
encerrarme sin ayuda en mi entresijo
derramar la sangre de tu cuerpo por el aire
aire rojizo de tu sexo malsano,

escupiendo eufemismos por el cielo
quiero desprenderme de ese aroma infértil
perder el olfato de la hambruna de tus senos.

¿Y que? si no estás
nada necesito de tu estupidez nativa
ni tan siquiera que la leche viste nacer de tus senos malheridos
al fin.

¿Para qué?
Si somos tantos…

Que de ti no queda nada, tan solo letras revueltas
y ese olor de sexo empedernido
que se alojó en el mío.

Después al fin…
Todo fue compartido
quedaron los corazones partidos
y ese aroma agridulce de tus senos malheridos.

Del hombre que ha sentido una pareja,
y disfruta, habla de mi y se desconoce.


Cavilando

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

viernes

ESPIRAL IMPERATIVA

Descienden mis manos desnudas
por entre tu piel dormida
arrancándote tus sueños
robándote tus pasiones,

entre tu piel y la mía
aunque sea por una vez
la química se compone
de amor para las heridas
de encuentros para soledades
de miradas compartidas.

Con un hilo sin sentido
hoy mi poesía ignora,
el tiempo que te atraviesa
y nos perdemos juntitos
por el mar de la alegría.


Y no niego
que el amor no exista
digo que el amor,
cuando se hace permanente
se muere, y brota de nuevo,
en un artículo tendente
a pensar que mis manos
ya no duermen,
y saborean el único espacio
que queda entre nosotros.
O sea nada

Por imperativo.

En ese preciso momento
dejo de ser yo,
y me convierto en ti
pasando del tú,

espiral

para volver al que siempre
he sido,
un enamorado del amor
y la palabra,
y al que se le pasan las noches
viendo transitar los días.

Por imperativo propio.


Y repito.
Esto no es poesía…

Cavilando.

© Igna


Mira la otra cara
Ignacio Diurno

domingo

SUJETOS

Atados a este mundo
a una sociedad infecciosa
ruinosa,

creemos en dos
proceso quisiéramos veloz
desprendernos de estas cadenas
que nos llagan con ausencias

quemándonos
pasan días

-esperando-

soltar las alas al viento
y unidos poner fin
a eso que llamamos vida

para ser uno
que dos fuimos un día.

Construye poeta
otra historia,
bañada en sudor
de sueños boreales.

Cavilando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

martes

TENTACIONES

Siempre te he querido
aún en la distancia
tendrás que quererme,

porque soy tu tentación
la que te da alas
porque eres casi perfecta,

la que me sueña despierto
con la que sueño dormido
y el resto para ti.

Como una canción que nunca llega,

a través de esa distancia y olvido
te traspasa la piel
te quema
te penetra,

y te nombra entre las sombras
te invade y no agota,
y al mismo tiempo te hace libre
y es un amigo o un amante para siempre.

Quema la noche en ese estado,
desnuda, para el ser que se ama,
y queman los cuerpos el deseo.

… Y tú no estás
para contártelo.

Aunque lo sepas.

Cavilando.

© Igna

Alhelm uain kana hilm hua hilmuna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

jueves

LAMENTOS

Lamentamos que podemos
olvidar primero el sueño,
sin habernos despertado
ni haber vivido el momento.

Lamentamos recordar
y vivir de los recuerdos
olvidamos el presente
nos confunden nuestros sueños.

Entre lamento y lamento
la vida se va atreviendo
a dejar entre recuerdos
lo que hemos ido viviendo.

Amo tu silencio
su eterna existencia
latentes, mis sentidos,
prefieren amar.

Cavilando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

viernes

SINTESIS TRENZADAS

Camina lento,
pensando en su pasado
remendando el presente
trenzando futuros,
un grito en el corazón
y todo vuelve a su estado.

Puedo ser noche y día,
tormenta y calma
tristeza, o alegría
la voz que te inspire
o la voz de la armonía.

Puedo ser también
el sol y la luna
la estrella que me guíe
o el faro que te aleje.
Sólo tú conoces tu camino,
para estar conmigo,

aunque no vengas.

Más en tu boca las hojas
firmes como pezones,
savia, saliva y pubis,
te reclaman.

Cavilando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

domingo

LA ULTIMA MIRADA

Me agrada recordar tu última mirada
el paso de tus días por mis estancias
la palabra escrita que dejaste
al borde de la almohada,

miro el carmín de un beso
sobre aquella fotografía,
era verano
y aún perdura en invierno,
aunque las estaciones estén cambiadas
algún poro de tu piel puede
que en éste tiempo me haya reclamado,

y no he ido.

Me agrada pensar que fuiste para mí
y no pienso en lo que no llegué a ser,

porque de tanto en tanto;

una melancólica nostálgia se me apodera,
vibra mi piel cual violín rasgado por el viento,
coge aire y respira el nuevo día
deja para mañana el sentimiento

cuando yo no sea, tú serás,
el cálido paisaje que me acompañe,

me agrada recordarte

sólo

de tanto en tanto.

Solo de tiempo y en soledad.

Cavilando.

© Igna



Mira la otra cara
Ignacio Diurno

lunes

HE RECORRIDO LAS CALLES

Quisiera mi sombra
con tu paso alargarse
mis manos piden
a gritos alargarse,

he recorrido las calles
buscándote.

Buscándote pisando
la tierra descalzo
buscando tus huellas

pensándote,

pisando las piedras
que tú pisaste
el mismo camino,
diferentes vidas

­­He recorrido las calles.

__________Amándote.

Cavilándote.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

miércoles

SE BIEN DE ESE TIEMPO

Se bien de ese tiempo interminable,
donde escribir un poema y gozarlo_________________
_________________respirarlo
es más que un bello sueño.
Abrir el alma sacar lo que se esconde y mostrarlo.

Cavilando recordando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

jueves

INVASIONES

Hay algo que me invade
esto que se acerca
esto que me incita,
y me invalida la noche.

Esto que soy
materia, sangre y agua
estas noches que son
aperturas, rituales,

se mueven los dedos
al compás de las palabras.

Y las palabras fluyen
en presente,
y digo presente
para no saber de nadie
que no seas tú.

Ni tuyo.
Ni pienses que te pertenezco.

Cavilando….

© Igna




Mira la otra cara
Ignacio Diurno

sábado

POLVOS A CIEN

Por las venas de tus ojos
rayas blancas a diario,
muchas personas pocos amigos,
sed de arena y un fuego que no calienta
rayas blancas de una misma herida
consumidas las penas
ya no recuerdas el olvido,
el dedo en alto, los bolsillos vacíos
orgullo perdido
llorando gritas,
un hilo de sangre debajo del vestido,

sobre las nalgas varios despojos de hombres fríos.
unos momentos de orgasmos fingidos
vagos recuerdos de lo que ha sido,
veneno anclado a ese poder que todo lo cura

polvos a cien
la noche sola
él la cerveza
tú la espuma

y un grito enfermizo de amor arrojadizo
que quiebra el alma,
la espiga la flor,
la espina el clavel y ese corcel,
que siempre dices no montar más en el.

Por las venas de tus ojos se caen a diario
los pétalos de vida y lágrimas abiertas
que nunca son de él.

Polvos a cien
corretean debajo de tu piel.

Cavilando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

lunes

EVASIONES

Hoy escribo un poema
_________
sin dilemas
_________
para que lo leas

y nos ayude a evadir:

Nuestros problemas.


Hoy escribo un poema
sin metáforas para ti.

Quieras o no quieras.


Cavilando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

miércoles

NIEVE

Cavilando.



Cuando la nieve borde de nuevo
la silueta de tu cuerpo.

Apareceré yo con un sol inmenso,
para fundirme contigo:

Y alejar el frío de tu cuerpo.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

martes

CAVILACIONES

Perdida de tiempo absurda
aquella que nos confunde
lo que pensamos que son
estados reales,

cuando bien sabemos
que son estados irreales
que lo fueron en su tiempo.

Cavilando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

jueves

HERENCIAS

Te dejo de herencia
el azahar de mis poemas
mi maleta de amor,
mi chaqueta de cuero
el sombrero de domingo,

el deseo
la paz
la ternura
el amor
el que perdura,

la sombra siniestra
de lo que no quise,
y los "te quiero"
que nunca te dije.


Porque nunca me escuchaste.

Cavilando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

domingo

COSTUMBRES

Acostumbrarme
a la absurda impotencia de no saberte mía,
a las horas de impaciencia baldías,
a tu forma de querer que no es la mía.

Acostumbrarme
a recostarme sobre tus senos desnudos
a tocar tu piel, mirar tu espalda arqueada,
a guardar silencio, cuando tu callas,
a tu forma de decir, lo que no quiero oír.


Acostumbrarme
y presagiar como serán tus noches,
y las mías cuando estés ausente
al desgarramiento de mis sentimientos.
cuando no te tenga cerca, acostumbrarme.

Acostumbrarme
distante del mundo, a respirar sereno
cuando no te tengo, a gritos ahogados
esconderse en mi alma, a decir palabras,
a imaginar tus labios sublimes,
mi saliva entre tu pubis y tus pezones,
acostumbrarme en definitiva.
Acostumbrarme.

Surco éste del dominio ajeno
respetando consecuencias,

y tú pasaste por ello….

Sin conseguirlo.

Cavilando.

© Igna


Mira la otra cara
Ignacio Diurno

lunes

INTER-PRET-ÉTICO

Desangrándose por la nariz,
soltando inmundicias por su boca
recogiendo su propio veneno
de la entrepierna abierta,

rodeada de engaños
luciendo sus mejores vestidos
calzando pensamientos
que no eran suyos,

sabiéndose tibia
a veces mundana
otras fría,

pasaban sus días

desangrando por la nariz
todas las mentiras.

Cavilando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

jueves

AGUA Y BARRO

Desconfiado infiel
con más de una mujer
siendo hombre
de una sola compañera,

no he de negar
que quise a muchas
a veces al mismo tiempo,
otras, una a una,

y con el paso del tiempo
he llegado a saber,
que en realidad
las sigo amando a todas.

Tras la palabra amor
tras el sueño de querer
se esconde una sola mujer.

Y varios corazones.

Aunque algunos
no lo entiendan.

Sin cavilaciones.

© Igna




Mira la otra cara
Ignacio Diurno

sábado

AUSENTE LA RECUERDO

Si no muero de amor
y muero cada día
queriendo-te

vivo y ausente
soñando que no muero
viviendo como muero,

si no muero de amor,
presintiendo-te

que vengan todos a verlo.

Menos mi sombra
que está con ella.

Si no muero de amor
ausente la recuerdo,
me palpita la sien
de tanto recordarla,

y vivo sin sus sueños.

Porque ella lo quiso.
y yo lo acepté____

sin contemplaciones.

Cavilando.

© Igna

Mira la otra cara
Ignacio Diurno

lunes

TORMENTO





Inhóspito tormento entumecido,
años sombríos, ausentes,
caricias desaparecidas, y amoríos
estos días sinuosos del camino,
lamento y muerte lenta te dibujo
en la sombra, que sólo en mí habita.

Más allá, sin mí, de los placeres,
contigo, sintiendo de algún modo
la ignorancia, de haberte conocido
me fulmino lentamente, y abandono
los recuerdos, metiendo el alma,
en un latido silencioso, y mi corazón,
para que ni yo mismo pueda oírlo.

Dime que estás, porque al final
ya te has ido, para siempre
y pueda reírme a carcajadas

de mí mismo.

Cavilando.

© Igna




Mira la otra cara
Ignacio Diurno

miércoles

SEDUCCIONES

Me seduce su poesía
convertida en deseo,
piel contra piel
alma contra alma,
en una dura batalla.

Entre las sábanas…

Cavilando.

© Igna


Mira la otra cara
Ignacio Diurno

viernes

CUARTO CRECIENTE

Me agrada mirar la luna,
en cuarto creciente,
respiro el ambiente
y la poesía se me cuela
por mis poros, mis adentros.

Tus poesías de medianoche
me alimentan mi alma
en las noches de luna.

Hoy desnudo mis versos
y mis besos para ti,
princesa de la noche
luna de todas las estaciones
raíles de mis emociones,
torbellino de pasiones,
amor sin nombre,

sin presagiar el camino
un tiempo que se nos va
en un presente infinito.

Cavilando.

© Igna

Autor:
Ignacio Diurno

domingo

INTENCIONES

Dejo la intención dulce

y las manchas de semen
en tus sábanas azules,
con la conciencia limpia
de haberte querido

sin sentido.

Toda la noche.
Y las que nos esperan...

Cavilando.

© Igna

Autor:
Ignacio Diurno

martes

RIPOSA IN PACE

Se quedan atrás tal vez,
los mejores años,
el abrazo de cada mañana,
el saludo incierto.
Somos muchos los paranoicos,
que vivimos el presente,
con un, "dejando atrás"
que no es tan cierto.

Porque aún temblamos recordando...

Cavilando_________Riposa in pace.

© Igna

Autor:
Ignacio Diurno

miércoles

PERTENENCIAS

Duerme la musa dormida,
duerme el que de día sueña,
duerme aquél que no es tu sueño,
duerme en tus sueños tu dueño,
duerme la vida en tus sueños,
y yo duermo entre tus sueños.

Cuando no te tengo________

Cavilando soñando.

© Igna

Autor:
Ignacio Diurno

jueves

DIBUJANDO SONETOS

Podría dibujarte sonetos
en todas las partes de tu cuerpo,
podría ser volcán en fuego,
llama candente que te quemara,
columna erecta que penetrara,
hasta el fondo de tu templo
más sagrado, y hacerte pagana,
de mis noches consagradas.

Y aún esperas...

Cavilando.

© Igna