domingo

MIRA


Mira.

Se que estás mojada
y húmeda,
que tus pezones
se alborotan con mirarlos,
que tu piel se pone tensa
cuando lo piensas.

Que un escalofrío
recorre tu espalda,
tu mirada te delata.

Mira no se si sabrás;

Te amé desde el primer día,
resbalé tantas veces
por tu cuerpo, que tu cuerpo
lo recuerdo en abril,
sudado y húmedo,
donde se ahogan los segundos
y crecen las horas...

Mira,
mi cuerpo deseoso
de tu cuerpo.

Y tú sin darte cuenta…

Cavilando.

© Igna