viernes

INFIEL


Porque tiene que llegar
ya no la espero
ni pienso en ella,
aunque se que está
a cada instante.

Y tarde o temprano
me atrapará
y dejaré seducirme
para siempre.

La he ganado la batalla,
de unos años.

Y mientras tanto
duele tanto el dolor,
de su ausencia...

Que le sigo siendo infiel,
porque tiene que llegar,
y no la espero.

Cavilando.

© Igna