sábado

SOY DE TÍ_QUE NO TUYA

Soy de ti, que no tuya,
que la palabra posesión
nunca me agradó,
aunque me agrade poseerte.

Trepo sigiloso hasta tu pecho
hasta llegar a la cima candente
donde mi lengua se pierde,
y se enciende la llama
que me lleva de nuevo a poseerte.

Soy de ti, que no tuya
cuando me dejo poseerme
y dejo que mis sentidos
se alboroten plenamente.

Soy de ti, felizmente.

Cavilando.

© Igna