miércoles

MORDIÉNDOTE LOS LABIOS


Rociándote tus más íntimos secretos,
de nubes blanquecinas
entre sábanas rosas,
acariciando tus pechos
mordiéndote los labios,

y si duele el amor
que el amor, el querer

se lo lleve el recuerdo
a las sabias pupilas
de tus ojos.

Busco en el adentro de mis ojos
de esta vida ya vivida,
me invalida el olor de ese tu cuerpo,
mi apariencia, mi certeza,
de que existió la emoción
de saberte haber querido,
ahora que mi vida
se va por otros caminos,

y no sueño con que vengas a buscarme,
las razones me encaminan
al instinto primitivo, y
caigo en el sueño, de lo que nada fue,

de lo que nada es,


entre sábanas rosas
mordiéndote los labios.

Y si duele el amor
que me duelan los ojos

de llorarte...

© Igna