domingo

IRRADIA PURA CADERA

Irradia pura la cadera
que mece mis manos,
se retuercen los ecos
hablaremos de mañana,

pausadamente
sin prisas,


de la misma forma
y con el mismo auge
que tus manos,
recogen los ecos
de mis palabras.

Irradian puros los poros
de tu cadera,

y no hay mañana más lejos,
que los ecos lejanos
de tus manos.

© Igna