lunes

TESTIGOS

He de pediros perdón
de tanto en tanto mi pluma
escribe sin mucha cordura,

los humanos pecamos
de sentir ardientemente
la tinta entre nuestros dientes,

las palabras fluyen sin recato
haciéndonos pasar malos ratos.

El viento silba añoranzas
mi pecho lo oprime ardiente
cuando te encuentro ausente,
y mi pluma abiertamente
se empeña en recordarte
saciando tus añoranzas.

Soy testigo que en mi pecho
con tu recuerdo sincero,
más parece una queja
que un lamento entero.

Yo soy sincero conmigo
no me olvido del olvido
te llevo siempre conmigo,
cuando te digo te olvido
te estoy diciendo te quiero.

Tan sincero soy contigo
como lo he sido conmigo.

© Igna