miércoles

LA NOCHE ME TOCÓ LA ESPALDA

La noche a su paso me tocó la espalda
su sombra alargada rozó mis entrañas
mis dedos furtivos buscaron tu falda,
cuando tú no estabas.

De entre los recuerdos inventé un mañana
dibujé tu cielo junto a mi ventana
iluminé tu estancia, intuí que estabas
pecados ansiosos buscaban tu calma.

Al cerrar los ojos dibujé tu cara
mis labios ansiosos buscaban tu alma
en la mar en calma dejé los recuerdos
del fugaz instante que me regalaras.


La noche a su paso me tocó la espalda

cuando tu no estas

yo te sigo amando.

Sigo dibujando.

Ya ves______

Cavilando

© Igna