miércoles

SENTIDO CONTRARIO

Lo peor era el amanecer
despertar de nuevo

sentir tu presencia lejana
prisionera en la distancia

y preguntarme de nuevo:

¿Por qué te marchaste?

En sentido contrario….

Cavilando.

© Igna