martes

DESNUDOS

Con ansias poderosas
de no hacer nada,
sembrando discordia
entre mis sueños,

presa de la soledad
derramada en la almohada,
son las seis de la mañana
nadie sabrá que te quise siempre,

sin contar las horas
que tú no me quisiste,

se hacen mis sueños
de una realidad lejana,
despierto, sin noches de luna
preparo mi coartada.

Nadie ha de saber
el tiempo que te quise
y la hora exacta de tu olvido.

Esta es mi coartada,
temblorosa mi voz
desnudo de palabras.

© Igna