domingo

REFUGIOS




A veces el silencio me excede

debe ser porque el día ha sido breve

y los sinsabores aplacan las palabras

al llegar la noche
me refugio en las palabras
la voz silencia
el corazón palpita

mi piel se sonroja
cuando esbozas
tus sonrisas

te pienso
te invoco

y no apareces.

El silencio excede
a las palabras
y soy feliz.

No hay refugio del alma
que puedas esconderte
lágrimas para llorarte
ni días para consolarte.

© Igna